19Febrero2017

Ciencia Medicina La formación musical en la niñez mejora el rendimiento del cerebro en la edad adulta

La formación musical en la niñez mejora el rendimiento del cerebro en la edad adulta

Imagen Hemos escuchado la teoría que sugieren que si un bebé escucha música clásica, es posible que desarrolle mejor su inteligencia, sin embargo un estudio reciente de la Universidad de Northwestern, en Estado Unidos, señala que la formación musical a temprana edad puede mejorar el funcionamiento del cerebro en la edad adulta.

El análisis publicado en la revista 'Journal of Neuroscience', indica que los adultos que recibieron en su niñez entre uno y cinco años de formación musical, tienen mejores respuestas cerebrales a los sonidos complejos.

La frecuencia fundamental, que es la frecuencia más baja del sonido, es crucial para la percepción del habla y la música, y permite el reconocimiento de sonidos en entornos auditivos complejos y ruidosos. Según la autora Nina Kraus, profesora de Neurobiología, Fisiología y Ciencias de la Comunicación en Northwestern, "el nuevo estudio sugiere que las clases de música, a corto plazo, pueden mejorar la audición y el aprendizaje durante toda la vida".

Los niños por lo general practican en las clases de música de las escuelas, pero muy pocos continúan en forma particular dice la experta; la investigación se ha centrado en aquellos estudiantes que sí han seguido en la práctica musical, incluso en la universidad o de manera profesional, y es por ello que el estudio “recoge un sector mucho más amplio de la población, ofreciendo implicaciones para los responsables de las políticas educativas y el desarrollo de programas de entrenamiento auditivo, que pueden generar duraderos resultados positivos", señala.

Para el estudio, se midieron las señales eléctricas del tronco cerebral auditivo, en respuesta a ocho sonidos complejos, en varios jóvenes con cantidades variables de formación musical. Debido a que la señal del cerebro es una representación fiel de la señal del sonido, los investigadores pudieron observar cómo los elementos clave del sonido eran capturados por el sistema nervioso, y cómo estos elementos eran más fuertes o más débiles en personas con diferentes experiencias y habilidades.

Cuarenta y cinco adultos fueron agrupados en tres grupos basados en la instrucción musical: los participantes del primer grupo no tenían ninguna instrucción musical, los del segundo tenían entre 1 y 5 años, y los del tercero entre 6 y 11 años -los dos grupos formados musicalmente comenzaron la práctica instrumental en torno a la edad de 9 años. Como se predijo, la formación musical en la infancia llevó a un proceso neural más robusto de los sonidos en la edad adulta. Informa La Razón de España.

SROD - Infinittonews

Más sobre Tecnología y Ciencia

 
 
 
Ciencia, Tecnología, Actualidad, Ecuador y el Mundo

Conéctate a través de: