21Enero2017

35 años después el Voyager 2 sigue viajando en el espacio

Imagen Fue un 20 de agosto de 1977 cuando la sonda Voyager 2 de la NASA partió hacia el espacio y nadie esperaba que aún siga recorriéndolo. Más tarde el 5 de septiembre su gemelo el Voyager 1, también despegó y juntos se han convertido ya en historia cuando ahora están apunto de abandonar la heliósfera y el viaje continúa.

Las dos naves siguen en buen estado pues los astrónomos aún reciben señales y datos cada día, cuando ya están a punto de entrar en el espacio interestelar.

La Voyager 2 se convierte en la única nave espacial que visitó Urano y Neptuno y la que sigue en funcionamiento, superando a la Pioneer 6, lanzado el 16 de diciembre de 1965, sin embargo su última señal fue recibida el 8 de diciembre de 2000.

Durante su viaje, la Voyager 2 ha enviado datos e imágenes de los planetas exteriores y ha medido cómo interaccionan con los vientos solares. Además, descubrió la gran mancha oscura de Neptuno y los géiseres de su luna Tritón, y el desconcertante hexágono en el polo norte de Saturno. La Voyager 1, aunque partió en segundo lugar, alcanzó Júpiter y Saturno antes que su gemela y fue la primera en ver los volcanes de la luna Io de Júpiter, la naturaleza del anillo más externo de Saturno o la atmósfera profunda y brumosa de su luna Titán. La Voyager 1 también es la autora de la última imagen de la misión: el famoso retrato del Sistema solar que muestra nuestra Tierra como un punto azul pálido.

La Voyager 2 se encuentra a unos 15.000 millones de kilómetros de distancia desde el Sol, va en dirección sur. Mientras la 1 está a unos 18.000 millones de kilómetros, va en dirección norte. En los últimos cinco años, los dos satélites exploran la capa exterior de la heliosfera, la burbuja gigante de partículas cargadas que sopla el Sol alrededor del mismo.

Suzanne Dodd, directora del proyecto Voyager en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA, en Pasadena, California, comenta que “seguimos escuchando a Voyager 1 y 2 casi todos los días. Las dos naves espaciales están en gran forma para haber volado a través del entorno de radiación peligrosa de Júpiter y soportar el frío tan lejos de nuestro Sol”. Ed Stone, científico del proyecto Voyager en el Instituto de Tecnología de California en Pasadena, cree que las naves “están listas para hacer nuevos descubrimientos, como que han entrado en el espacio interestelar, algo que esperamos con impaciencia”.

Según el equipo de investigadores, las naves podrían aportar más datos a la Tierra, posiblemente hasta el 2020 y 2025. Informa ABC de España.

AJOD – Infinittonews

Video ABC de España

Más sobre el Mundo

 
 
 
Ciencia, Tecnología, Actualidad, Ecuador y el Mundo

Conéctate a través de: