25Febrero2017

Salud Cuerpo La alfalfa es una fuente de vitaminas, minerales y numerosos beneficios

La alfalfa es una fuente de vitaminas, minerales y numerosos beneficios

La alfalfa es una hierba que algunas personas catalogan como medicinal. De ella se extraen las hojas, los brotes y las semillas, partes de la planta con mayor cantidad de propiedades. Su nombre científico es Medicago satina y en realidad es una planta de fácil adaptación a cualquier condición de suelo y clima. Esta planta se utiliza, además de para el consumo humano, como alimento para el ganado en algunas regiones.

La alfalfa es una fuente de vitaminas y minerales con numerosos beneficios para el organismo. En el caso de las vitaminas, la alfalfa contiene las del grupo A, C, E y K, además de cantidades considerables de betacarotenos, tiamina, rioflavina, niacia o complejo B, y ácido fólico.

Con respecto a los compuestos minerales, la alfalfa cuenta con grandes cantidades de potasio, hierro, zinc, fósforo, magnesio y cobre. Estos compuestos son esenciales para el funcionamiento del organismo: cada uno de ellos cumple importantes funciones, por lo cual, si hay una deficiencia de alguno de ellos, nuestro estado de salud puede empeorar notoriamente.

Beneficios del consumo de alfalfa

Usualmente, la alfalfa se usa para el tratamiento de enfermedades renales, de vejiga y de próstata, especialmente en aquellos casos que es necesario aumentar el flujo de orina. La alfalfa ha sido utilizada por los chinos desde hace siglos y se le considera un gran nutriente de la tierra en ese país, incluso existen cientos de remedios caseros con alfalfa que puedes probar.

La medicina alternativa se ha enfocado en los tratamientos a base de alfalfa para curar enfermedades como el asma, la osteoporosis, la diabetes, la osteoartritis, el malestar estomacal e incluso el trastorno de sangrado. Consumir jugo de alfalfa puede ser un remedio natural para curar la pérdida del cabello.

Como verás, los beneficios de la alfalfa son muchos, aunque destaca notablemente su capacidad para mejorar la salud cardiovascular: desde la reducción de los niveles de colesterol en sangre hasta la limpieza integral de la sangre. Todo esto previene Accidentes Cardiovasculares (ACV), pero también beneficia al aparato digestivo, haciéndolo funcionar mejor.

Como hemos mencionado en otras entregas, la moderación en el consumo de alimentos y productos naturales también cobra relevancia. En este caso, si estamos consumiendo la alfalfa con un fin medicinal debemos tener cuidado, ya que puede desencadenar la ruptura de glóbulos rojos, lo que llevará a fallas en el sistema circulatorio y en el funcionamiento del organismo. Lo ideal es consumir alfalfa de forma natural, el consumo de suplementos debe estar avalado por tu médico.

Efectos secundarios de la alfalfa

Como con casi todas las plantas medicinales, la clave está en consumir con moderación para evitar los efectos secundarios. Un consumo excesivo puede llevarnos a la ruptura de las células rojas de la sangre, algo extremadamente grave.

También debemos evitar las semillas y brotes si tenemos lupus, ya que pueden aumentar los síntomas de esta enfermedad; y lógicamente es mejor dejarla de lado si estamos embarazadas o amamantando.

En algunas personas, el consumo de alfalfa puede generar una hipersensibilidad al sol en la piel, por lo que es especialmente importante utilizar bloqueador solar, especialmente si somos de piel muy clara. Debemos tener especial cuidado si tenemos alguna enfermedad relacionada con las hormonas -cáncer de útero, mama u ovario, endometriosis y fibromas uterinos-.

Bajo ningún concepto debemos consumir alfalfa si estamos tomando los siguientes medicamentos: warfarina, estrógenos, pastillas anticonceptivas, inmunosupresores y medicamentos fotosensibilizantes.

Fuente:

Otra Medicina

INFINITTONEWS

Más sobre Salud

 
 
 
Ciencia, Tecnología, Actualidad, Ecuador y el Mundo

Conéctate a través de: