24Mayo2017

Tecnología Avances ¿Realmente sirven las ‘fundas’ anti-radiación para móviles?

¿Realmente sirven las ‘fundas’ anti-radiación para móviles?

Imagen A principios de mayo en España, se anunció el lanzamiento de una funda que protegía a las personas casi del 100% de radiaciones de los teléfonos móviles, según la empresa que lanzó el producto y su creadora la ingeniera María Passas.

Sin embargo para el experto español en Geobiología y radiaciones del hábitat, Joan Carles López Sancho, esta protección no cumple con las expectativas, “como diseño de moda están bien, pero nada más, lo que más me sorprendió es el bombo y platillo de la noticia que rebotó por todo los medios de comunicación, como experto e investigador en contaminación electromagnética me veo obligado por ética a decir que estas fundas no reducen en prácticamente en nada la contaminación electromagnética emitida por el dispositivo”, asegura.

El investigador dice que estas fundas están forradas en el interior por un tejido minúsculo de hilo de plata o de cobre, que lo que hace es deshacer la onda radioeléctrica, “y esto sí que funciona, ya que lo llevo experimentando y también protegiendo hogares y oficinas, de las antenas de telefonía móvil y dispositivos wifi, pero en la funda esto no funciona”, porque si encerramos todo el teléfono móvil con este material no emitirá señal, y lo que es más peligroso, si obstruimos el desarrollo de la llamada el aparato emitiría más potencia para poder realizar la llamada.

“Las pruebas que he realzado, son bien sencillas, llamar con funda y sin funda pegada en la oreja, a una distancia de 12 metros, otra persona con otro teléfono realizando la llamada, y por otro lado un equipo de medición de alta frecuencia (mide la radiación emitida por el teléfono) pero con el equipo pegado en la cabeza en el lado contrario del teléfono, las pruebas realizadas con funda y sin funda fueron los mismas, con un exceso de radiación y que son las mismas que recibimos a diario al realizar una llamada”, asegura Carles López.

Afirma que el resultado fue preocupante de tal forma que inició una investigación al respecto y rápidamente encontró la consecuencia; el teléfono tiene la antena en la parte superior, para tener mejor cobertura y radio de acción, explica que estas fundas cuando se realiza una llamada, solo protegen el teléfono cuando toca la oreja ya que si tapan la antena evidentemente no podrían realizar la llamada, estas fundas solo pueden proteger de un mínimo efecto térmico que es el efecto de calentarse la oreja o el efecto producido cuando se habla mucho por el teléfono, que es la sudoración de la oreja y la parte expuesta del aparato, que esto se elimina con una separación del aparato de la cabeza.

En otras palabras, sostiene, “no se gasten el dinero en unas fundas para protegerse de las radiaciones, colgantes y otros cachivaches que dicen proteger de las radiaciones, no funcionan”.

El experto que mantiene una página web al respecto www.gigahertz.es, señala algunos consejos de protección personal que sí funcionan:

1º Utilice un auricular para llamar.

2º Separe el teléfono de la cabeza frontalmente y hable con manos libres.

2º No realice llamadas en ascensores y subterráneos.

3º Haga llamadas cortas.

4º Espere a que contesten cuando se realiza la llamada, y luego se lo acerca a la cabeza.

5º En los teléfonos inteligentes elimine los iconos de la parte superior cuando no los utilice, (irradian por separado, gps, correo, facebook, wifi, bluetooth)

López Sancho hace un recuento sobre las fundas asegurando que no es novedad, que estas aparecieron en el 2009, de las que se encuentran en el mercado unas aparentemente funcionan y otras no.

En Francia se recomienda llevar el teléfono separado 25 mm. de la oreja, “lo que no puede ser es que vayamos con una galga (palo) de madera o de plástico para tener está distancia”, apunta.

RELACIONADAS:  

Crean una funda para móviles que elimina casi el 100% de las radiaciones


Más sobre Tecnología y Ciencia

 
 
 
Ciencia, Tecnología, Actualidad, Ecuador y el Mundo

Conéctate a través de: