18Octubre2017

Tecnología Avances Primer vehículo eléctrico que no necesita detenerse para recargar

Primer vehículo eléctrico que no necesita detenerse para recargar

ImagenEn Corea del Sur se ha desarrollado un autobús eléctrico que no necesita detenerse para tener que recargarse, en lo que constituye un avance tecnológico pionero, por parte del Instituto Avanzado de Ciencia y Tecnología (KAIST).

El OLEV, al que se le ha dado forma y función de autobús, puede ser recargado de energía mientras está detenido o en marcha, eliminando así la necesidad de parar a recargar en una estación.

El autobús además, no requiere pantógrafos con los que abastecerse de electricidad de cables suspendidos por encima del autobús a lo largo de su ruta.El nuevo sistema ya se ha instalado, con tramos de recorrido de autobús eléctrico en Seúl y en el campus del KAIST.

Se tiene programado que en pocos días dos autobuses OLEV recorran una ruta urbana de ida y vuelta que totalice unos 24 kilómetros. Manteniendo unos 17 centímetros de espacio entre los bajos de la carrocería del vehículo y la superficie de la calzada de la calle, así el autobús recibirá 100 kilovatios de electricidad con una tasa de eficiencia de transmisión de potencia máxima del 85 por ciento.

Este vehículo recibe energía de forma inalámbrica gracias a una nueva tecnología conocida como SMFIR e introducida por el KAIST, lo hará desde la superficie de la calzada. La energía proviene de cables eléctricos enterrados bajo el pavimento, que crean campos magnéticos.

En los bajos de la carrocería del vehículo OLEV hay instalado un dispositivo receptor que convierte estos campos en electricidad. La longitud de las bandas de cables instaladas bajo la superficie en la calzada de la calle es por regla general de entre un 5 y un 15 por ciento de la longitud del tramo de calzada que constituye la ruta, por lo que para instalar y enterrar los cables sólo es necesario hacer obras en puntos alternos de la calzada, no a lo largo de toda ella. Así lo detalla Noticias de la Ciencia.

El vehículo OLEV cumple con las normas internacionales para campos electromagnéticos, sin sobrepasar el valor límite del nivel de seguridad necesario para garantizar la salud humana. El sistema de cables enterrados actúa también de forma inteligente, distinguiendo autobuses OLEV de automóviles comunes.

Más sobre Tecnología y Ciencia

 
 
 
Ciencia, Tecnología, Actualidad, Ecuador y el Mundo

Conéctate a través de: